0

Instalar servidores, la mula y otras bestias con sabor frambuesa II

h1ji3-pi-black

El otro día hablaba sobre cómo instalar un servidor en Raspberry Pi con Linux y configurarlo. Bien, pues hoy vamos con la segunda parte, en la que vamos a preparar nuestra Raspberry Pi para descargar archivos y, además, conectarnos desde fuera de nuestra red local. Recomiendo tener en todo momento la Raspberry Pi encendida y también otro ordenador.

Instalar servidor FTP

A fin de bajar y subir archivos con nuestra Raspberry Pi vamos a instalar un servidor ftp. Entramos en nuestra Raspberry Pi mediante protocolo ssh, tal y como expliqué en la parte anterior. Por si no lo recuerdas, una de las formas era escribir en la terminal de nuestro ordenador (NO de la Raspberry, que es dónde intentamos entrar):

ssh pi@192.168.X.XXXX

sustituyendo las X por tu IP.Una vez hecho, tecleamos:

sudo apt-get install vsftpd

Y editamos el archivo /etc/vsftpd/vsftpd.conf con nano:

nano /etc/vsftpd/vsftpd.conf

Deberemos cambiar los siguientes parámetros:

anonymous_enable=YES

por

anonymous_enable=NO

También

#local_enable=YES

por

local_enable=YES

Y finalmente

#write_enable=YES

por

write_enable=YES
Guardamos los cambios, salimos y reiniciamos el servidor ftp con el comando
sudo service vsftpd restart

Ahora podemos entrar dentro de nuestra Raspberry Pi desde cualquier ordenador de la casa. Yo utilizo gftp, pero puedes utilizar el que prefieras.

Acceder por vnc

Aunque entrar vía ssh por terminal es muy friki, juaker y todo eso, a veces necesitaremos controlar nuestra Raspberry gráficamente. Para ello utilizaremos el servidor de escritorios remotos vnc. Para instalarlo escribimos los comandos:

sudo apt-get update
sudo apt-get install tightvncserver

Después entramos dentro del servidor con ssh por la terminal y escribimos el comando:

vncserver :1

Para activar el modo gráfico. Ahora vamos al vinagre o un programa por el estilo (ver primera parte), y en vez de protocolo ssh usamos el protocolo vnc. También deberemos añadir :1 al final de la IP, es decir: 192.168.1.150 :1. Et voilà!

Instalar la mula (aMule)

Una de las utilidades de tener un servidor con Raspberry Pi es poder dejarlo encendido descargando archivos. Lógicamente van a ser archivos sin ningún tipo de copyright y accesibles al público en general, por supuesto. No, no somos piratas. Atacar barcos… es malo. Yo utilizo aMule, pero hay muchos otros programas parecidos.

Para instalar aMule necesitamos entrar dentro de nuestra Raspberry con modo gráfico (véase paso anterior). Tecleamos el siguiente comando en la terminal de la Raspberry para descargar e instalar el programa:

sudo apt-get install amule amule-daemon

Después deberemos configurar aMule. Empezamos por decir el directorio dónde queremos que nos guarde los archivos temporales y acabados (Incoming y Temp). Por defecto lo hará en /home/pi/.aMule/Temp y /home/pi/.aMule/Incoming/ . Como la targeta de memoria de la Raspberry Pi es bastante limitada, yo aconsejo montar un disco duro externo dónde vamos a guardar nuestros archivos. Si deseamos hacerlo así, debemos decirle a aMule que guarde los archivos en /media/TU_DISCO_DURO/aMule/Temp para los archivos incompletos y /media/TU_DISCO_DURO/aMule/Incoming para los acabados.

Para poder visualizar remotamente nuestras descargas, deberemos instalar aMule gui en el ordenador (NO en la Raspberry Pi). Para ello tecleamos.

apt-get install amule-utils-gui

Ejecutamos el programa y tecleamos la IP de nuestra Raspberry y la contraseña. Una vez dentro, vamos a Preferencias -> Control Remoto -> Aceptar Condiciones Externas. También podemos poner una contraseña en el apartado de Contraseña.

Para pasar los archivos que hemos descargado a nuestro ordenador podemos utilizar un cliente ftp, en mi caso uno llamado gftp

sudo apt-get install gftp

Una vez dentro ponemos la IP del servidor en el campo Ordenador, el puerto lo dejamos por defecto y el usuario será pi, puesto que es el que establecimos en la configuración.

Ahora deberemos abrir los puertos de aMule de nuestro router. El cómo hacerlo dependerá de nuestro router. También aprovechamos para abrir puertos de ftp, vnc y http 80.

Y ya tenemos aMule configurado, de manera que vamos a poder acceder a nuestros archivos (legales) recién descargados desde las Seychelles. ¿Seguro? ¡No! Sólo nos falta una IP externa fija que los proveedores no ofrecen si no es a un precio, digamos… elevado. Pero hay una solución.

Configuración de NO-IP

NO-IP es un servicio que nos permite crear nuestro propio dominio virtual de forma gratuita, y además crear un subdominio, es decir, darle un nombre para acceder más fácilmente. Por ejemplo elnombrequeyoquiero.no-ip.biz, en lugar de una larga lista de números.

Primero deberemos crear una cuenta en noip.com, y configurar nuestro subdominio siguiendo los pasos que nos digan. Una vez terminado, deberemos bajar unos paquetes para nuestra Raspberry Pi que nos van a permitir montar nuestro servidor en ella.

mkdir no-ip
 cd no-ip
 wget http://www.no-ip.com/client/linux/noip-duc-linux.tar.gz
 tar -zxvf noip-duc-linux.tar.gz
 cd noip-2.1.9-1/
 make
 sudo make install

Nos va a pedir los datos de la cuenta que hemos creado en no-ip. Finalmente deberemos crear un fichero para ejecutar el servicio de no-ip. Así que ejecutamos el comando:

sudo nano /etc/init.d/noip2

Y sustituimos el contenido por:

#! /bin/bash
 ### BEGIN INIT INFO
 # Provides: Servicio No-IP
 # Required-Start: $syslog
 # Required-Stop: $syslog
 # Default-Start: 2 3 4 5
 # Default-Stop: 0 1 6
 # Short-Description: arranque automatico para no-ip
 # Description:
 #
 ### END INIT INFO
 sudo /usr/local/bin/noip2

Guardamos y salimos. También deberemos dar permisos de ejecución al archivo y también deberemos hacer que se inicie por defecto al encender nuestra Raspberry Pi, así que:

sudo chmod +x /etc/init.d/noip2
 sudo update-rc.d noip2 defaults

Y como ya hemos abierto todos los puertos que debíamos, ya podemos acceder a nuestro servidor desde Isla Tortuga, la Gran Muralla china o Molossia. Tan sólo tenemos que sustituir la IP que escrivíamos en aMule gui o en la terminal por nuestra dirección en no-ip. ¿Fácil, no?

Así pues, ya tenemos nuestro servidor con Raspberry Pi a punto. ¿Qué os ha parecido? ¿Os surgió algún problema? No dudeís en comentar, y ya de paso, en suscribiros si os gustó este tutorial 😉

N4n0

Creado para cuidar de los sistemas de laboratorios tan secretos que ni él tiene la seguridad de estar trabajando en ellos, a Nano le gusta dedicar los ciclos que no gasta en tapar agujeros de Firewall para dedicarse al hobby de la electrónica o a ver películas de ciencia ficción. Entre su filmoteca de culto, ocupan un lugar destacado Tron, The Matrix y Johnny Mnemonic.

Antes de comentar, por favor, lee las Normas

Ten el honor de decir "Primero!"

avatar
wpDiscuz