0

Mi opinión sobre COZMO, el adorable robot mascota de Anki

La primera vez que vi una demostración de Cozmo, el niño que hay en mí se despertó de golpe gritando con emoción descontrolada: “¡Necesito este bicho! ¡Es adorable!”. Hace unos meses conseguí hacerme con uno, encargándolo desde Francia porque en España no había (pasé las de Caín para hacerlo llegar pero… ¡worth it!) e inmediatamente me puse a experimentar y jugar con él. Y también a hackearlo un poco, ya me conocéis…

Como ya he tenido mucho tiempo para interactuar con este robot, he pensado en hacer una pequeña reseña dando mi opinión y contando un poco mi experiencia.

Así pues: ¿Qué es exactamente Cozmo? ¿Es una buena mascota? ¿Qué puede hacer? ¿Se puede reprogramar?


¿Qué es Cozmo?

A simple vista, Cozmo es un robot que parece sacado de Wall-E. Tiene una pantalla OLED con dos ojos animados que le permite expresar emociones, y está programado para interactuar y mostrar sus sentimientos como si fuera un personaje de película de animación infantil. De hecho uno de los colaboradores en este proyecto fue Carlos Baena, que estuvo en Pixar haciendo las animaciones de Wall-E y varios personajes de Cars. Es por esto que lo primero que destaca de Cozmo son sus movimientos fluidos y naturales.

Pero Cozmo no es sólo una cara bonita. El robot viene cargado de sensores y actuadores: un encoder para cada rueda, un acelerómetro, sensor de infrarrojos (para detectar el borde de la mesa), cámara VGA de 30 fps y sintetizador de voz entre otros, lo que permite a Cozmo realizar tareas sorpendentemente complejas: detectar rostros mediante algoritmos de reconocimiento facial, trazar trayectorias para esquivar los obstáculos del entorno y muchas cosas más.

Cozmo funciona con una app de Smartphone que utiliza la potencia de los móviles modernos a modo de “cerebro”. El robot lleva en su interior una placa basada en el famoso chip ESP8266 que envía constantemente información sobre el estado del robot (imagen de la cámara, lecturas de los sensores) y es la App quién hace las computaciones pertinentes.

De momento la App sólo es compatible con Smartphones de los principales fabricantes, así que si estás interesado en tener el robot deberías asegurarte primero que tu móvil esté en esta lista. Yo me encontré con la sorpresa de que mi móvil no era totalmente compatible con la App y me daba problemas, con lo que tuve que recuperar un Samsung viejo que tenía desde hace tiempo para poder jugar :/


Cozmo como mascota

En primer lugar, Cozmo es un excelente robot-mascota para jugar. El robot viene con un cargador y tres cubos con símbolos parecidos a códigos QR que puede reconocer y sirven para hacer muchos tipos de juegos diferentes: memorizar patrones, jugar a la patata caliente, juegos de reflejos… aquí hay que decir que los creadores han hecho un derroche de imaginación y han sabido exprimir al máximo los cubos y las capacidades de Cozmo, siendo capaces de crear gran cantidad de juegos totalmente diferentes. Y todavía van añadiendo de nuevos cada vez que hay alguna actualización para la App.

Pero Cozmo no interactuará sólo con los cubos para hacer juegos y trucos, sino que podremos enseñarle a reconocer a los miembros de la familia (¡perros y gatos también!) y dirá su nombre cada vez que los vea. Tanto el sistema de reconocimiento facial como el sintetizador de voz están muy bien logrados.

Otra función de la App de Cozmo permite usarlo como si fuera un juguete de radiocontrol, con el añadido de que podremos visualizar por la pantalla del móvil lo que esté viendo la cámara del robot en ese momento. He de decir que la cámara no tiene una gran resolución, pero así se consigue un vídeo totalmente fluido y sin ningún salto.

La verdad es que como mascota para jugar y pasar el rato, Cozmo no me ha decepcionado en absoluto. Es muy divertido ver como se enfada cuándo pierde en algún juego, o cuándo te sonríe burlón tras hacerte morder el polvo. La batería dura dos horas y se carga en diez minutos, por lo que nunca me he quedado con las ganas de jugar.

Ahora bien, ¿qué más puede hacer este bicho?


Cozmo para aprender a programar

La App de Cozmo permite programar el robot mediante CodeLab, un lenguaje de programación basado en bloques muy parecido a Scratch. Estos bloques van mucho más allá de las instrucciones básicas de avanzar, retroceder o girar, e incluyen todo el repertorio de animaciones que puede hacer Cozmo, lo cuál es divertidísimo. He aquí un ejemplo:

 

Podemos programar el robot por libre en modo sandbox, pero también tenemos la opción de cumplir pequeños retos de programación cada vez más difíciles que CodeLab nos irá proponiendo. Todos ellos están muy bien, tienen una dificultad muy adecuada y te pican a seguir jugando.

En las últimas versiones se ha añadido el Constructor Mode que amplía los bloques disponibles para poder trabajar con bucles, variables e incluso funciones, pudiendo construir algoritmos un poco más serios sin la dificultad que tiene programar en código por primera vez.


Cozmo como plataforma de robótica (SDK)

He aquí lo que en mi opinión es el punto fuerte de Cozmo, pero también uno de los aspectos que más podría mejorarse.

Los chicos de Anki desarrollaron un SDK para acceder a todas las funcionalidades internas de Cozmo y construir algoritmos en lenguaje Python.

Esto es GENIAL, y lo digo de verdad. Genial porque no sólo tenemos acceso a las funciones más básicas para mover motores o cambiar la imagen de la pantalla de Cozmo, sino también a las que se encargan de la visión artificial o el mapeado del entorno. En menos de 20 líneas de código podemos hacer que Cozmo reconozca e identifique rostros, o encuentre la posición de sus cubos sobre la mesa.  ¡Además es OpenSource y viene con ejemplos de todo!

Cozmo es una plataforma de robótica aceptable, y mucho más si tenemos en cuenta que podemos mezclar las librerías del SDK con otras librerías de Python como Pybrain o OpenCV. Pero se echa en falta que Cozmo lleve algunos sensores más, como uno de distancia, sensor de líneas o una segunda cámara para hacer visión estereoscópica.

Otra cosa que no me gusta es que a pesar de que Cozmo puede programarse desde el ordenador, siempre se necesita tener conectado el móvil a través de USB para hacer de nexo con el robot.

Esto quizá es una opinión muy personal, pero tener que depender siempre de la App del móvil para programar lo encuentro una chapuza que lo único que hace es alargar la lista de posibles cosas que pueden fallar. Los Smartphones tienen mucha tendencia a perder la conexión a mitad de un proceso, y no siempre es fácil hacer un diagnóstico para saber qué está fallando.

Además tampoco tenemos ninguna opción de conectar un cable a Cozmo ni de acceder a sus sistemas internos: siempre tenemos que pasar a través de la App. El robot en sí es una caja negra. Esto es una baza muy grande puesto que no tenemos un control total sobre el hardware interno y por tanto es difícil hackearlo como haríamos con cualquier otra plataforma de robótica.


Conclusiones

Así pues, ¿puedo recomendar este robotejo? Pues dependerá de lo que vayamos a hacer con él. Como mascota robot para niños, es perfecto. Tiene mucha variedad de juegos y su comportamiento es muy divertido de ver.

También es perfecto para aquellos que busquen un robot para dar sus primeros pasos en el mundo de la programación de robots. CodeLab está muy bien, y los retos que te va proponiendo te pican a seguir jugando. Además empezar a programar con Cozmo es mucho más estimulante que hacerlo con otros tipos de robots más estáticos.

Recomendarlo como plataforma de robótica… ya me es más difícil. Y la verdad es que me sabe mal. El SDK es muy completo y tenemos funciones para todo. ¿Qué otros robots prefabricados por debajo de 150€ tienen las funcionalidades de Cozmo? Por contra, al no tener un control directo sobre el robot y tener que depender siempre de la App y las funciones del SDK no podemos realmente hackear a Cozmo ni sacar el máximo provecho como haríamos con otras plataformas.


Por último os dejo un interesante vídeo de Cozmo venciendo a la IA de Google en una partida de AlphaGO… más o menos.

N4n0

Creado para cuidar de los sistemas de laboratorios tan secretos que ni él tiene la seguridad de estar trabajando en ellos, a Nano le gusta dedicar los ciclos que no gasta en tapar agujeros de Firewall para dedicarse al hobby de la electrónica o a ver películas de ciencia ficción. Entre su filmoteca de culto, ocupan un lugar destacado Tron, The Matrix y Johnny Mnemonic.

Deja un comentario

Ten el honor de decir "Primero!"

avatar